31.12.08

¡Salud! (y sigamos chupando...)


Es el último día del año y este es el último post del año. En realidad, y personalmente, el 2008 fue un muy buen año por cosas que ya he contado anteriormente. Me han tratado bien estos 366 días que han pasado por mí: me han hecho madurar, cambiar algunos aspectos y mejorar otros, y entender muchas cosas de mi alrededor.

Quería desearles a todos los que visitan este humilde blogcito un muy buen año 2009. De hecho se viene cargado de cosas buenísimas para todos, oportunidades, mucho dinero, felicidad y sexo a montones.

Que aprovechen mucho esta noche en la que varios veremos el amanecer; yo lo veré frente al mar, si es que no termino o sumergida en una bomba jodida o cagada de sueño... La cosa es intentar ver el amanecer y con la mejor buena onda. Por lo menos yo tengo esa pequeña cábala: recibir feliz, sin pleitos ni cojudeces, el año entrante.

Recuerden ponerse su calzoncito/illo amarillo y comer las benditas doce uvas con un deseo por cada una. El mío ya lo guardé en mi maleta. Tags Blogalaxia:

¡Salud!
Tags Blogalaxia: , , , .

29.12.08

Mi buena "Feliz Navidad"

Existen personas que detestan la Navidad sin razón aparente. Se pasan todo el mes de diciembre diciendo que es un asco el tráfico, que el excesivo gasto de dinero en regalos es una reverenda estupidez, que las lucecitas de las calles los aturden y nunca, nunca explican el por qué de su molestia; tan solo se remiten a joder. No ahondaré más en este tema de “el peruano recontra Grinch”, porque la Morena ha hecho una muy buena síntesis de esto en su blog.

Hay otras personas, en cambio, que adoran –o a las que por lo menos les gusta un tantito- estas fechas. Yo soy una de ellas. No voy a decir tampoco que me muero por la Navidad, pero sí admitiré que los adornos de los jardines y los arbolitos iluminados de los parques de San Borja me hacen sentir nuevamente como una niña (en especial ese árbol con bolas de luces enormes que está muy cerquita de mi casa).

Me encanta el chocolate caliente, así muchos digan que es una tradición estúpida siendo verano en Lima. El panetón bañado en mantequilla y remojado en el chocolate me fascina, y creo en la existencia de un Papá Noel, aunque no sea como la figura de ropas rojas y barbas blancas como lo pintan siempre.

Recuerdo que la Navidad del año pasado fue rara. Me tocó enfrentar el hecho de vivir completamente sola y sin tener el menor tiempo para ordenar mis cosas, porque en todo diciembre ayudé a Chiara a vender ropa y carteras en El Trigal. Llegaba por las noches a esa asquerosa habitación atiborrada de cajas, comía un par de tostadas, tomaba agua y me echaba en la cama a ver Alf.

Todas las noches de diciembre de 2007 fueron casi iguales. Recuerdo también dormir sola el 24 y despertar sola el 25. El sentimiento de tristeza me embargaba y creo que era por los cambios por los que estaba pasando. Tanta tristeza -y estupidez- me embargaba, que hasta le lloré a quien no debí llorarle... En fin... De los errores se aprende.

Este año, la Navidad llegó sin sentirla; tampoco vivo en esa asquerosa habitación en la que estuve el año pasado por estas fechas y mi-vivir-sola (aunque ya no tan sola) se ha tornado en una muy grata experiencia.

De pronto me di cuenta que era 24 de diciembre y que saldría temprano del trabajo para ir corriendo a un almuerzo en casa de mi hermano. Luego fui a casa para encontrarme con mi chinito, compramos regalos para sus sobrinos y me llevó a ver a mi papá. Pasé la Noche Buena con mi viejito y me di cuenta de que hacía casi 15 años que no lo abrazaba en Navidad.

No le compré regalos a nadie, salvo al chino (regalo que no se cansa de oler) y a mi papá. En realidad, a mi papi me lo llevé a tomar lonche a un lugar bonito y ese fue su regalo. Me da la impresión de que las cosas materiales valen muchísimo menos que esa tarde en la que lo vi tomarse esa enorme taza doble de chocolate caliente con crema y comerse ese tiramisú; tanto chocolate, y el gusto de estar ahí sentados, lo hizo tan feliz a mi viejo... ¿Para qué más?

Descanso, familia, amor, billetera, lechón, ropa, pavo, nueva-rica-rara-“experiencia”, más amor, Baileys, solidez, rosas, felicidad, calzón amarillo, risas, abrazos, helado de ciruela chilena, paciencia, puré de manzana...

Aún me falta hacer mi lista de promesas para el 2009, pero eso será para este nuevo feriado largo que se viene. Concluyo en que este fin de semana largo navideño fue realmente exquisito y riquísimo... Qué buena mi "Feliz Navidad".

Tags Blogalaxia: , , , , , .

2.12.08

Para no dejarse maltratar

Estuve pensando –a propósito de que hace unos días fue el Día de la No Violencia Contra la Mujer- cuántas veces uno escucha en la radio, en la tele o lee en los periódicos sobre este tipo de casos.

Lo más lamentable es cuando uno lo oye de personas cercanas que cuentan sus experiencias y sufrimientos, ya sea porque su hermano la gritó, sus padres la insultaron o su pareja la humilló. Cualquiera de estas es violencia, así uno piense que es tan solo un "efecto del malhumor".

Existen miles de cosas que me molestan, pero si hay algo que no comprendo -y jamás comprenderé- es el hecho de tener una relación con alguien que te dice que te ama y en ciertas ocasiones es capaz de hacerte sentir la peor porquería de este planeta.
Existen casos –y los he visto y escuchado- en los que la persona no es capaz de decir “¡ya no más!”, por miedo, por no querer estar sola o porque la pareja promete siempre que cambiará y la otra persona espera y espera y espera... y sigue esperando...

Yo no voy a negar que en algún determinado momento me trataron mal. Tampoco voy a negar que en algún determinado momento yo traté mal. Pero, ¿para qué tantas heridas? De algo que puedo estar segura es que los problemas se pueden arreglar. Si no quieres decir "¡ya no más!", pues aprende a actuar.

Estoy completamente segura de que si uno se tomara unos cinco segundos y pensara antes de hablar, se podrían evitar miles, millones de lágrimas y discusiones, solo que esto es algo que no muchos pueden hacer, porque se dejan llevar por los impulsos y por la "cabeza caliente" del momento.

Leyendo el último post de Alicia Bisso, me hizo pensar muchas cosas acerca de este tema y en cómo las parejas se dejan maltratar, porque eso es lo que pasa: te dejas maltratar. Justamente también conversaba por teléfono con una amiga sobre esto hace unos días y llegamos a lo mismo: te dejas maltratar.
Dos conclusiones para terminar (y sorry si redundo): pensar antes de hablar y estar dispuesto a decir "¡ya no más!". Yo opto siempre por lo primero. Lo segundo, me sirvió en el pasado y,si en algún momento es necesario (por ahora no lo es), volveré a tomar ese mismo coraje (o cojones) de antes para poder decirlo nuevamente.

Tags Blogalaxia: , , , , .

28.11.08

Michifuz

Muchos sabrán que enloquezco por Hello Kitty. Me encanta esa gata del mal! Tengo miles de cositas de ella en casa y algunas pululando por acá en la oficina.

Estaba el otro día navegando -en plan H- por Google, buscando fotos de tatuajes de la dichosa gata y me encontré con la imagen más tierna del mundo... Realmente la cosa más adorable que en mi vida había visto (en realidad, he visto muchas cositas adorables...). Les dejo la foto para que ustedes mismos digan "Ooooohhhh..." con voz de quinceañerita, al menos a mí (aún) me sale esa voz...


Imágen: http://profile.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user.viewprofile&friendID=23337410

17.11.08

Sesetitrés horas y una reconciliación


Fue un fin de semana tan pesado. Sentía las horas encima de mí y cada segundo parecía una eternidad. Busqué salir de casa, ver gente y mantener mi mente ocupada, aunque sea por unos minutos, para no pensar. Claro, esto resultaba un poco en vano, porque, lo que había pasado, estaba incrustado en cada célula de mi cuerpecito y eso me hacía pensarlo aun más. Además, el hecho de saber que estaba a varios cientos de kilómetros lejos de mí, me hacía casi enloquecer.

El viernes salí con mis amigos por la noche. El sábado almorcé con ellos y luego fui a casa de Chiara; nos fuimos por un pastel a San Antonio, tratando de evitar las avenidas grandes porque, según ella, podía haber "batidas" y la muy lorna todavía no saca su brevete. Ayer domingo tuve un almuerzo con mi papá y mi hermano, y terminamos almorzando en un chifa. La verdad, no se me antojaba nada... el nudo que se había apoderado de mi garganta -y de todo mi tracto estomacal- me impedía tener un buen antojo y atragantarme un Combinado o un rico Chi Jau Kay.

Las horas fueron pasando lentamente ayer domingo y, cuando eran casi las siete de la noche, recibí una llamada: era la personita a la cual le había fallado un par de días atrás. Quedamos en conversar ayer mismo y, como por arte de magia, mi instinto femenino hizo que me sintiera más tranquila que nunca en este fin de semana de horror y empecé a sentir que realmente todo se iba a arreglar en un par de horas.

Llegué a casa, me di un duchazo, me cambié de ropa y me eché esa colonia de vainilla que a él tanto le gusta. Lo esperé y, como lo habíamos pactado, a las 11 de la noche abrió la puerta. Yo salí a recibirlo y me dio el más tierno abrazo, un abrazo por el que había esperado exactamente –y sin mentir- 63 horas. Pasado los minutos, y luego de arreglar las cosas, me dio un beso que hizo estremecer cada una de aquellas células que lo habían pensado, extrañado y llorado durante ese cúmulo de horas, que más bien parecían un millón...

Qué cosa para más increíble es la sensación de la reconciliación y todo lo que puede abarcar. Me sentí tan bien de saber que esto que sentimos es más fuerte que cualquier cosa y una vez más comprobé que, así él no sea una melcocha humana, de una u otra manera me hace sentir –y entender- todo lo que siente por mí. Hoy me siento feliz como siempre lo soy con él, tan contenta que solo reía cuando me llamó por teléfono hace unos momentos. No me preguntes por qué. Tú lo sabes.

Bienvenido de vuelta a casa, Chinito.

6.11.08

Y se nos fue (en Jet)...


Noviembre. El año chapó su Jet y voló. Realmente han pasado los meses de una manera rápida y desmesurada. De pronto vi mi calendario y me asombré de la fecha: 06.11.08.

Estoy tratando de hacer un balance personal de lo positivo y negativo de este año en este momento, y revolviendo en mi memoria pude encontrar más cosas buenas que malas -no quiero llamarlas "malas", pero lo hago para no repetir la palabra "negativo"-.

A principios de año recuerdo haber escrito un post sobre el Año de la Rata -mi "animalito"- y me pareció que, tal vez, el Horóscopo Chino tendría razón: este sería un gran año. Las primeras semanas del 2008 no fueron las mejores por cuestiones que ya no vale la pena mencionar. Sin embargo, no todo fue color de hormiga -como diría mi mamá-, sino que empezaron a pasar varias cosas que me hicieron pensar que, efectivamente, este año tendría (un lindo) sentido.

Acabé mi carrera; me mudé sola a un lugar que me encanta, así muchas veces ande desastrosamente desordenado; encontré mi primer trabajo como periodista; cambié algunas manías mías, de hecho para bien y me siento feliz de haberlas podido mejorar; dejé de fumar (el SÚPER logro del año); bajé de peso sin agonías; seré tía nuevamente; y (la más positiva de las positivas, por eso la dejo para el final) encontré a una persona maravillosa que me hace tremendamente feliz. Y esto es solo para mencionar algunas...

Como dije un par de párrafos más arriba, las negativas quiero que sean "no mencionables" para mí. En realidad no son muchas, pero a cualquiera le pasa que lo feo de su vida quiere dejarlo de lado. Incluso, -y está científicamente comprobado- como mecanismo de defensa, el propio ser humano es capaz de borrar las malas experiencias de su memoria... Supongo que para evitar el sufrimiento a largo plazo... Personalmente, pienso que no es lo peor recordar este tipo de cosas, al contrario, creo que hacen que uno se vuelva más fuerte y sin ganas de "comer del mismo menú".

En fin... Aún no se nos ha ido el 2008, nos quedan poco menos de dos mesesitos y miles de cosillas -positivas y negativas- pueden pasar (cosas de último momento, como para no perder la costumbre...). Por lo pronto yo ya le escribí mi cartita a Papá Noel... (y aprovecho para decirte, mi estimado panzoncito -porque sé que me lees- que más te vale no olvidar lo más importante de esa lista, eh??? El punto Nº5... Je, je, je...).


Noviembre.

31.10.08

Llamada (vía mail) directo de Mongolandia


61188**... ring-ring...!!! BIENVENIDO A "EMPIYÍ" PERÚ, SI CONOCE EL NÚMERO DE ANEXO, MÁRQUELO AHORA, DE LO CONTRARIO ESPERE...

1**... Aló, buenas tardes?...

Buenas tardes, Sr. Ríos. Somos de la empresa Kisses Corporation. Queríamos comunicarle que la Srta. Rivera desea mandarle una canasta de besitos esta tarde. Ella desea hacerle saber que, si bien se encuentra un poco alterada hormonalmente, le encantaría pasar una noche linda acompañada de usted, ya que, según ella nos comenta, es usted el único capaz de quitarle su "carita de potito" (palabras textuales) cuando ella siente ese tipo de cosas.

Bueeenooo... Gracias! Por favor hágale presente a la Srta. Rivera que esta noche trataré de entenderla y que le daré mucho de los besitos que a ella tanto le gustan. Además, si aún sobra tiempo, espero poder salir con ella a comer alguito por ahí.

No se preocupe Sr. Ríos, nosotros se lo haremos presente. Muchas gracias por su atención. Que pase un lindo fin de semana!

Gracias...


TuTuTuTuuuuuuú....




(Por qué rayos soy tan idiota?????)



”La Reina de Mongolandia”

2.10.08

Celebraciones periodísticas


Anoche, un grupo de amigos nos juntamos en el café La Máquina de Miraflores. La misión: reencuentro-pro-día-del-periodista. La pasamos súper bien, pero la noche terminó algo temprano para nosotros. A pesar de eso, logramos ponernos al día en lo que estamos haciendo, en dónde estamos chambeando, las últimas novedades y chismes por montones (aunque, de hecho, para eso sí nos quedó corta la velada...).

Me encantó verlos y compartir esas casi tres horas matándonos de la risa y de las ocurrencias de Nico y Chiara. Karlita, toda sanita y "Candy" como siempre se tomó un chocolate caliente, pero la Morena sí me acompañó con un Pisco Sour... La verdad yo me tomé dos; lo siento, tenía que tomármelos, así acabara medio zampada y corriendo en la pista hacia la camioneta de Nico en un intento fallido de suicidio, ja, ja, ja...

Creo que lo más resaltante de tooodaaa la reu fue este comentario de Chiarita: "Señorita, me trae un jugo de fresas, pero... esteee... una cosita... ¿me puede decir cómo lavan las fresas?". ¡Te adoro, Chiara! ¡Los adoro, chicos!

1.10.08

¡¡Feliz día, periodista!!


Hoy es el día del periodista aquí en Lima y no sé si en la China. Me enteré el lunes, porque, la verdad, ni me acordaba cuándo era. Pensé que sería mostro verme con mis amigos periodistas de la universidad, ya que no los veo desde que acabamos la carrera en julio de este año. Eso quise, así que les mandé un mail y de todas maneras nos vemos hoy. Dijimos algo tranqui, pero creo que yo sí me tomaré un Pisco Sour -mi delicia favorita- y brindaré con ellos y con sus cafés.

La decisión de estudiar periodismo la tomé hace casi ya siete años (Dios, qué vejez la que traigo encima...), cuando, aun estando en el colegio, nos llevaron a una visita guiada a la PUCP. Me encantó el laboratorio de fotografía, me gustó mucho la isla de radio y el estudio de TV me deslumbró. Debo admitir que esto último fue lo que determinó lo que soy ahora. Yo lo que quería ser era pediatra y, ahora que me doy cuenta, fue un estudio de TV lo que me llevó a celebrar hoy mi día: el día del periodista.

No me arrepiento de lo que he estudiado, porque a través de los años he descubierto lo que significa la carrera y que puede llegar a ser realmente fascinante, y ahora soy una mujer feliz. No, no... Una mujer-periodista feliz. Aun no estoy en donde quiero estar, pues me falta mucho camino por recorrer, pero creo que lo estoy empezando a construir y sé que va a valer muchísimo la pena.

Desde acá quiero saludar a los periodistas que en algún momento pueden leerme y a los que no, que se jodan.. Ja, ja, ja... Eso estuvo muy fuerte. ¡¡¡DISCÚLPENME!!! A los que no me leen les mando más saludos todavía, aunque nunca lleguen a enterarse de que se los mandé... ¡¡¡AAAAAHHHHHHH!!! Ya mucha ralladura de mi parte... ¡¡¡Feliz día, carajo!!!

Nota: hoy quise ser yo -por culpa del egocéntrismo- la total y única protagonista de este post, por eso en la foto, gracias a Pao, toy yo solitititaaaa en la oficina:)

Sietemesino sanborjino

Ya había estado gestando al nuevo integrante de la familia desde hace siete meses. La criaturita estaba esperando el momento preciso para llegar a acompañarnos y meterse entre los dos a la hora de dormir. La sonrisa chiquita y la narizota son de Ro, y los ojos redonditos y lo blandito son de parte mía.

Pisco Sour nació el sábado 20 de setiembre, pero no había tenido ni el tiempo ni las fotos a la mano para poder postear y que todos se enteren y contemplen al nuevo miembro del clan Ríos-Rivera, que, gracias a Dios, nombré yo, porque, sino, se hubiera llamado “Reimond” (por el futbolista Reimond Manco). Pobre criatura, él no tiene ninguna culpa de que su padre sea un estrambótico para ese tipo de cosas…

Ahora Pisco Sour es el engreído de la casa… ¡La cagada, lo engríen más que a mí! Pero se lo perdono, porque es chiquito todavía. Aun estoy pensando a dónde llevarlo como primera salida para que conozca la gran Lima y no se aburra tanto de estar todo el día metido en la casita… ya se me ocurrirá algo. Mientras tanto, la presentación es oficial: Pisco Sour Ríos Rivera, el sietemesino más adorado de San Borja. ¡Yeah!

En las fotos: feliz él con su padre, que está medio dormido, y con la madre, que se hace la dormida…




25.9.08

Feria Gastronómica Internacional de Lima


Interesante lo que se nos viene este fin de semana así que más les vale tomar nota. La comida peruana está de fiesta y toda, toditita, va a estar reunida en un solo lugar: El Cuartel San Martín de Miraflores (cuadra 13 de la avenida El Ejército). El evento, organizado por Gastón Acurio, entre otros, ha tomado como nombre “Feria Gastronómica Internacional de Lima” y, según dicen, apunta a ser un evento de súper alto nivel y uno de los mejores festivales de gastronomía de Latinoamérica.

A mí, obviamente, me recontra fascina la idea de pensar en todo lo que nos van a ofrecer este fin de semana. Para empezar, van a estar unos 12 restaurantes Top de Lima vendiendo sus platos a solo 10 lukitas. Sí, sí, leiste bien: 10 LUKAS. ¿¿¿Se imaginan un rocoto relleno del restaurante “El Rocoto”; un arroz con pato del “Fiesta”; un picante de cuy de “El Tarwi”; o una deliciosa causa de cangrejo de “La Red”, a ese precio???

Y eso no es todo… Va a haber también una zona llamada Tradiciones en donde vamos a poder encontrar esos manjares de carretilla que tanto nos gustan como la mazamorrita morada, los tamalitos, las yuquitas del Mercado de Palermo, la melcocha, el rico y clásico emoliente, así como muchas otras delicias de nuestro adorado país a precios realmente increíbles.

Pero, claro, como buenos peruanos, nos preguntamos ¿y todo cuesta? Pues no, no todo cuesta, porque también han pensado en que a nosotros nos encantan las degustaciones (por eso muchas veces vamos a Wong los sábados y domingos, y justo al medio día, ¿o no?). Es por ello que va a estar la zona Gran Mercado. En ella habrá quesitos serranos, jamones, helados Ovni, cócteles, frutas peruanas y mil y un cositas ricas como para darle la espalda a la dieta este fin de semana.

La feria comienza mañana viernes 26 y va hasta el domingo 28. El horario es corrido desde las 11 de la mañana y el domingo la feria no cierra hasta que se acabe el último plato de comida. ¡Dios, esto sí que es una maldad! Las entradas cuestan 20 lukitas y si eres estudiante de cocina, te sale 10 lukitas, no más.

Y para ponerle broche de oro a tu visita (ja, ja, ja) yo voy a cubrir el evento el sábado para una de mis chambas, así que, si van, me van a ver con mi microfonito rojo…

¡La feria está servida! Buen provecho…

Si quieren más información vean el PDF del programa del evento. Está muy completo.

Un poquito de PH, please...


La primavera llegó -según el Senamhi-; eso quiere decir que empezará a salir solcito, me empezaré a quitar las chompas y cafarenas y mi ya-no-tan rollizo cuerpecito empezará a salir a flote con ropa más ligera; iré a la playita los fines de semana (cosa que detesto, pero no queda otro día por cuestiones laborales…), broncearé mis “buenas yucas” (como les dice Ro, ja, ja, ja) y llevaré a nadar al caballito de mar que adorna mi pantorrilla.

¡Qué belleza todo! Sin embargo –¡maldición!-, no todo es perfecto… Todo el invierno me la pasé sanita sin estornudos, ni congestión, ni tos, ni nada que denote enfermedad. ¡Me sentía la mujer más feliz y sana del mundo! Hasta que llegó el lunes 22 de setiembre, mi lunes negro (la más exagerada…) ¡y el moco se apoderó de mi nariz!... ¡¡¡¡¡No se vale, pe´!!!! Yo he sido una buena niña tooodooo el invierno y justo ahora que empieza a cambiar el clima ¿me enfermo? Puchi cana… Lo mismo me pasaba cada año cuando era chiquita: llegaba febrero -o sea, "Carnavales"- y me la pasaba resfriada todo el bendito mes sin la posibilidad de llenar globitos y tirárselos a mis amigos del barrio... Así no juega Perú, oe… Pero no importa, NO-IM-POR-TA, no me dejaré vencer por este germen del mal y la cortaré el fin de semana con una chela bien al polo… Naaaaaaa…

¡Se me cae el moco! Ja, ja, ja… Y pa´ concha, se me acabó mi PH de perritos azulitos…

19.9.08

MI viernes


Viernes. Viernes al fin. Adorado viernes… Esta semana se me hizo tan, pero taaan larga, que no veía el momento que fuera viernes. Creo que ha sido una semana muy cargada de cosas y por eso la sentí tan pesada. Qué bestia, hace mucho tiempo que no sentía que el tiempo pasaba tan despacio.

El lunes salí a cenar con Ro a un restaurante que me pareció súper rico, pero cometimos la estupidez de comernos un McFlurry después de habernos mandado un gran atracón en ese restaurante, en donde, por cierto, servían buffet (tragamos como cerditos… en realidad yo comí más que él… muuucho más que él).

A la mañana siguiente no podía ni caminar con la panza que me iba a reventar; los ravioles se me iban a salir por los ojos... Claro, para esto, en la noche competíamos para ver cuál de las dos panzas hacía más ruido antes que nos fueramos a dormir –tarea no muy fácil para mí esa noche-.

El martes, obviamente, no vine a trabajar por sufrir de un severo caso de indigestión aguda acompañada de hinchazón de panza y sensaciones de náuseas jodidas. La pasé en cama y fue por eso que pensé que de hecho la semana pasaría rápido, porque regresaría el miércoles a la oficina y llegaría al toque el fin de semana.

Gran equivocación. Recién es viernes y son las 3:30 de la tarde. Estoy terminando de hacer el boletín de la Contraloría y cada vez me desparramo más en la silla como si eso me ayudara a que pasen los minutos más rápido. Nuevamente, gran equivocación. No pasa más rápido el tiempo y mis súper poderes que utilizo para que caiga más rápido la noche parecen no funcionar hoy.

Creo que lo único que me consuela es saber que al salir de mi pequeña pocilguita -llamada escritorio- me iré corriendo a la casa de Silvana para preparar unos ricos Whisky Sours con la receta que Ro me dio hoy, y de paso, claro está, chismosear de lo lindo de las cosillas que nos pasan acá en la oficina. ¡Dios! ¡Que avance rápido el tiempo!...

Al fin viernes… MI adorado viernes…

12.9.08

Festival del Pisco


Estuve leyendo por la mañana el Perú21 de hoy y encontré la noticia más feliz del día (sazonando el ambiente pre-fin-de-semana): desde hoy empieza el Duodécimo Festival Nacional y el Décimo Quinto Concurso Nacional del Pisco en el Jockey Plaza.

El tema está súper interesante y más, porque son 200 bodegas de todo el país que van a participar en el concurso. ¿Se imaginan esa cantidad de alcohol? Ja, ja, ja. Además de esa importante premiación habrá demostraciones de flairtending (malabares con botellas), catas, maridaje con pisco y concursos de coctelería "pisquera". ¡Todo un fin de semana repletito de nuestro licor de bandera!

Me parece que es una muy buena opción de salida para este fin de semana. El festival va desde hoy viernes (a las 12m. fue la inauguración) hasta el domingo 14. Otra buena noticia es que la entrada está baratita no más: 8 lukitas. Así que no hay excusas para quedarse en casa para los que estamos misios y aún no cobramos nuestra quincena. Y para alegrarnos más, con la compra de entrada regalan una copita -de la marca Ferrand- para catar tooodoooo el pisco de la feria...

¿Pisco? Uhmmm... un mostito verde (mi favorito)... un quebranta... un torontel... ¡Ah, no! ¡Ni loca me lo pierdo (quiero mi copita Ferrand, pe´, ja, ja, ja...)!

9.9.08

Doce lukas...


Hoy tuve mi primer chonguito en el trabajo: ayer me llevé a casa una revista de la oficina para leerla con Ro en la comodidad de nuestro hogar. Obviamente, la traería de vuelta, pero para eso tendrían que pasar, por lo menos, un par de días.

Hoy en la mañana, mientras actualizaba las noticias en uno de los paneles, se me acercó un señor. Quería la última Caretas… ¡La puta madre! Este señor era, ¡oh, maravilla!, un auditor de la Contraloría y era súper necesario que tuviera la dichosa revistita en sus manos, cosa que era casi imposible, porque esta estaba aún en mi casita...

Fui entonces donde mi jefa para ver si me podía prestar la suya. Craso error. Me preguntó para qué quería SU Caretas si en la Gerencia teníamos una y, ni modo, le tuve que decir la verdad… El resultado: me mandó al kiosko más cercano a comprar OTRA revista con MI plata. “Ese es tu castigo, Malena”, dijo.

A ver… Tengo trece soles en la billetera… menos doce soles de la revista… queda un sol… ¿¡UN SOL!? La puta madre… Me quedaría sin almorzar…

Solo atiné a contarle mi desventura a Ro –esperando una “llamada de atención”, conociéndolo…- vía mail. "Me cagaron... Un maldito auditor vino a buscar la Caretas y, como no la traje, la maldita jefa me hizo ir a comprar una... Me tire las últimas 12 lukas que tenía... Me cagué, me quedé sin almuerzo:(".

Realmente pensé que me diría “¿por qué no la llevaste si te la di en la mañana?”, pero por el contrario recibí un “Voy para allá... almorzamos juntos, no te preocupes”. Mi sensibilidad pudo más que yo y se me llenaron de agüita los ojitos, pero mi PH de perritos azules acudió en mi rescate y nadie se dio cuenta… felizmente…

Sé que él no es muy cariñoso ni muy demostrativo; cuando aún estábamos en gileos me dijo una vez por mail que era tímido, pero que si lo miraba a los ojos podía ver todo lo que me quería decir. No sé… la verdad es que muchas veces logra sorprenderme y lo que hizo hoy por mí (teniendo en cuenta que tiene un re huevo de cosas por hacer y que por eso iba a almorzar en la oficina), significó mucho y me demostró una vez más muchas cosas, así no me manifieste muchos de sus sentimientos mediante cursilerías y cojudeces.

Además –lección #2-, ya sé que debo devolver las cosas que tomo prestadas de la oficina lo más pronto posible. Carajo, no vuelvo a gastar 12 lukas en esta oficina del mal y, pa´ concha, aún ni me pagan…

29.8.08

Euforia personal

Qué gracioso puede ser mi estado de ánimo. He estado tranquila y contenta todo el día en la oficina, como casi siempre, pero hace cinco minutos recibí una llamada teléfonica de Ro. Lo llamé yo primero a su oficina, pero aún no regresaba de almorzar...

Conversamos un par de minutitos y fueron suficientes para pararme de mi escritorio, ni bien terminé de hablar con él, y correr al de Pao para contarle lo que habíamos conversado, que no era ¡ASU! la gran cosa, pero me hizo sentir súper feliz. Obviamente Pao se dio cuenta de mi euforia personal y soltó la carcajada...

Es por eso que me parecen tan graciosos mis cambios de ánimo (o, sea, tampoco es que sea bipolar, no alucinen...): de lo normal, pasé, en 120 segundos, a la felicidad y euforia total... Ja, ja, ja... qué rara que soy a veces... aunque debo admitir que me encanta ser así (y que me encantas tú...)... y que no me cambiaría por nada de este mundo (y a ti tampoco, horroroso...).

Muero por que sean las 8:30 p.m. para verte. Usaré mis poderes para que caiga la noche... Wiiiwiiiiii....

Nota: modifiqué un tantito la boca de la chiquita en B&W, para q se vea más real a mis estados de ánimo de hoy... ¿será que cometí pecado?... El original no me cuadraba, peeee...

27.8.08

Bye Bye, agosto


Se va el mes de agosto… De hecho ya todos no dimos cuenta de eso y de que también hace un frío de michi. Muchos siempre tendemos a decir “este mes me fue de puta madre” o “este mes fue una porquería y gracias a Dios que ya se acaba”. En mi caso el mes de agosto fue un buen mes, si hacemos un balance objetivo.

Desde hace varios meses, Ro y yo veníamos diciendo que en agosto cambiaríamos de vida: dejaríamos de fumar, haríamos deporte y comeríamos más sano. Claro, definitivamente aún no hacemos deporte (¡¡qué flojera levantarse más temprano solo para correr!!) y ya dejamos de fumar hace casi tres meses… pero varias cosillas cambiaron desde el primer lunes de este mes que ya nos deja.

Conseguí trabajo, algo que realmente me satisface, porque, por enésima vez en mi vida, consigo una chamba por mis propios medios, sin recomendaciones ni varas ni nada de eso. Además, es mi primera chamba como profesional y realmente no me tardé mucho en encontrarla (aunque me paguen casi nada…) y, por suerte, la gente es súper buena onda y después de dos semanas de conocernos ya estamos planeando nuestra primera chupística whiskera para este fin de semana.

También cambié mi manera de comer sin privarme de las cositas ricas que me gustan y ya perdí varios kilitos, lo que me hace sentir súper bien y feliz conmigo misma por los logros que voy teniendo con este nuevo “régimen”. Las dietas han sido parte de mi vida por los últimos 10 años. Mi madre siempre ha vivido obsesionada con que baje de peso y estoy convencida de que sería capaz de vender su alma al mismísimo diablo con tal de verme flaca (¿?). Pero ahora mi pérdida de peso no me trae depresiones ni ansiedad; le doy a mi cuerpito su respectiva dosis de rica comidita diaria.

Siento otros cambios, igualmente, pero a nivel emocional: me siento más grande, más madura. No sé, tal vez sea solo mi percepción y nadie más lo note y hasta me tilden de loca por tener alucinaciones surrealistas, pero de veritas que siento un cambio en mí y para bien, y creo que esto tiene relación directa con el nuevo negocio que Ro y yo hemos empezado. Aún no tenemos muchos resultados, pero confío en que el tiempo hará lo suyo.

Tengo una creencia, que no sé bien de dónde vino ni cuándo apareció en mí, pero muchas veces funciona. Siento que uno puede crear su destino por el poder de sus propias palabras… Yo estuve tratando de cambiarlo diciendo lo nuevo que quería para mí cada día que pasaba y sí que uno lo puede llegar a transformar… Qué cumplidora mi boquita de caramelo...

21.8.08

Los viejos verdes


Siempre he escuchado esta frasecita: de mi mamá, de amigas, en la tele, en reuniones... La verdad, nunca supe a ciencia cierta qué significa; ¿por qué "verde"? ¿de dónde viene el término? ¿quién lo inventó? Consultando Google encontré un blog que justo dilucida mi duda. Interesante lo que dicen respecto a este par de palabritas: “Viejo verde llaman al que mantiene o ejecuta algunos modelos y acciones de joven...".

Hoy por hoy, creo que esta acepción se tergiversa un poquito y la usamos para cuando queremos hablar de algún viejito mañosón, de esos que te miran y te desnudan en segundos y que alucinan, en su mente cochina, que uno va a atracar con ellos. Pobres ilusos...

Pues hay uno de esos frente a mí. De hecho no es tan mañoso ni tan faltoso como para denunciarlo por acoso sexual. Es un compañero de trabajo que tiene su escritorio en frente del mío, o sea, los dos compartimos uno de esos escritorios que tienen "derecho y revés" (sorry, a veces me expreso muuuy mal...).

Quise escribir este post, porque hace un rato Pepito me cogió la mano y me dio un beso. A esto yo le respondí "Pepito, te recuerdo que yo soy una mujer comprometida, casada, oleada y sacramentada". "Yo también", me respondió él. ¡Carajo! "Pepe, yo soy una niña para usted y usted, con sus canas, me dice lo contrario". "Estas canas son ganas". ¡Mierda, solo le faltó terminar con un "mamaciiiiita"! Ja, ja, ja.

Obvio que todo es en buena onda. Por mi parte, no lo considero como una falta de respeto, pero de hecho nunca me había pasado encontrarme con uno de esos llamados, muy popularmente, como "viejitos verdes". Y para que quede claro lo que pienso, me acabo de parar de mi escritorio solo para decirle eso: "¡eres un viejo verde!"

20.8.08

“¡Quiero mi vulva!”








Ayer fue a visitarme a la casa una buena amiga de antaño. Conversamos hasta que no nos quedó más babita en la boca. Típicas conversaciones de mujeres que no se ven en tiempo: chismes, novedades, confidencias, actualizaciones de vida, etc., etc...

De pronto, no sé cómo, Chimi me dice “¡Quiero mi vulva!”. Lo que yo atiné a hacer fue soltar una súper carcajada y no porque me da vergüenza hablar de este tipo de temas, sino porque mi amiga –a quien yo creía bien mujercita- me decía que quería una vulva. ¿¿¿¿O sea…???? Cosa extraña.

Obviamente le pregunté de qué rayos estaba hablando y para qué corchos quería una vulva. Me comentó sobre un peluche que tiene aquella forma y de pronto recordé que había visto uno de esos en el programa de Alessandra Rampolla (programa que trato de no perderme, dicho sea de paso).

Me la imaginé a ella echada en su cama, viendo tele y abrazando su vulva de peluche. “¡Alucina qué te diría tu mamá!”, le dije. “¿Qué haces hijita?” “Abrazando mi vulva, mami…”. ¡Ja, ja, ja! Las dos soltamos la carcajada, pero, para que no me siga burlando, me explicó que sería bueno que nosotras, las mujeres, conociéramos más nuestro cuerpo y es por eso que ahora venden peluches en formita de vulvas llamadas Vulva Puppet. Según he visto, las hay de diferentes colores, como para que cada uno la tenga en su color favorito y, además, el material es súper suaveciiiitooo.

Yo pensaba que ese instrumento tan original (¿?) era para que los hombres “jueguen” a que nos tienen cuando están solitos, pero me vengo a enterar de que también sirve como material educativo personal y de masas. Incluso se puede usar como para explicarles a los niños las partes genitales femeninas y despejar dudas, así como lo dicen en una web que encontré paraenterarme más de la cuestión (¡Shé conshente, pe! Hay que informarse…). Chimi, pues, la quiere, dice ella, para “conocerse mejor”. Yo, la verdad, prefiero aprender “en vivo y en directo”, pero no dudo de que sea un buen material para aprender –y que aprendan- un poquito más sobre nosotras, las bellas féminas.

El milagroso aparatito es bien famosito, según parece. Aquí un videito de su aparición en el programa de Tyra Banks, en E.E.U.U.



19.8.08

Para el recuerdo... los veintiuno...


Recorrí el baúl de los recuerdos el domingo que pasó, o, mejor dicho, “la caja” de los recuerdos… Yo me sentía medio mal de la panza, Ro andaba cocinando y me entró la locura por ver qué cosas había dentro de la caja que estaba hace siete meses debajo de mi humilde silloncito.

Encontré peluches, papelitos de carta, lapiceros y lápices a montones, cartas, monederos (vacíos… dammit!), cartucheras y un sobre con cuatro fotos: una de mi papá cuando era chiquito; otra de uno de los grupos de amigos que tuve hace un tiempo; había una de mi mejor amiga sonriendo a la cámara y con las pantuflas de tigre puestas; la última era una mía en la playa.

Siempre me gustó esta foto y al verla recordé uno de los mejores veranos que tuve. Me la tomó Yas en una noche que pasamos en San Bartolo en casa de Jazmín, una buena amiga de colegio. Tenía 21 años y me sentía tan dueña de la noche como de ese bikini que finalmente logré ponerme dejando de lado la vergüenza… La gordita en bikini había pasado del “qué roche, qué dirán si me ven así” al “a mí qué chucha me importa la gente” en tan solo cuestión de semanas. Para mí, ese resultó un logro inmenso de madurez absoluta veintiún-añera.

Recordé también lo bueno que fue pasar momentos con ellas; los más difíciles y los mejores de mi vida se llenaban aún más de anécdotas con sus ocurrencias y consejos. La bendita foto me hizo extrañarlas por completo: las salidas, los chismes, los cafés y las tardes de verano cuando aún éramos amas y señoras de nuestros tiempos libres de etapa universitaria.

Volteé la foto (por eso de que, tal vez, hay algo escrito o un bichito aplastado…) y me encontré con una dedicatoria. Era de Yas. Me hizo añorar aún más esas épocas que parecían eternas… pero sobre todo me hizo pensar en lo que había puesto con su lapicerito azul y que, efectivamente, tenía razón, porque ahora sé que valgo lo mucho que puede valer el hecho de tener la capacidad de ver la infinidad de la noche.

Se la enseñé a Ro. “Qué tal cara de chibola!”, me dijo… La cagada… Cómo envejecí en tres años... Hoy la traje a la oficina y la pegué en el corcho que tengo al lado de mi escritorio para verla, pero no para querer remontarme a ese tiempo, sino para recordar. Simplemente para recordar los veintiuno.

Gracias por la foto, Yas, y por los buenos recuerdos. Siempre.




15.8.08

Me enamoré de ti... ¿y qué?

Llegaste a mí y un viernes 15 como hoy (pero más calurosito) me hiciste la mujer más feliz del mundo, despejaste mis miedos, mis dudas, mis penas y me hiciste sonreír como hacía muchísimo tiempo no lo hacía. ¿Qué es lo que realmente tienes que me haces volar con tan solo una sonrisa…? ¿...que me haces olvidar que estoy molesta con tan solo una mirada…?

Todas las coincidencias que encontrábamos en nuestas conversaciones hacían que nuestros ojos se abrieran de la sorpresa (más los míos que los tuyos, ¿verdad, chinito?) y hasta nos parecía mentira que los dos tuvieramos tantas cosas en común. Todo fue tan rápido, tan raro... Una semana de conocernos fue suficiente para saber que queríamos compartir algo más que esos pequeños momentos juntos.

¿Te acuerdas que me caí horrible al subir las escaleras de mi edificio? ¡¡Yo no quería ni mirarte de la vergüenza!! Era la tercera vez que te veía y me ayudaste a levantarme y me curaste (con una botella de agua helada... jajaja) y eso sigue hasta el día de hoy, pero con heridas un tanto más profundas y ese es uno de los motivos que hace que me enamore aún más de ti y que cada día pueda decir y sentir que te amo más que ayer.

Gracias por estos seis meses, increíbles seis meses a tu lado. Gracias por las alegrías, las risas, las flores, las lágrimas, las interminables noches de conversaciones, los besos, los vinos, las salidas, los bailes, las peleas, las cosquillas, los amaneceres a tu lado, las tardes de fútbol, las comilonas, los consejos, las enseñanzas, el apoyo incondicional, las caricias, las marmoteadas de fin de semana, los postres, la fortaleza, las sorpresas, los almuerzos y cenas, los engreimientos… podría seguir y seguir, pero me voy a reservar algunas cosillas para mí.

¡Te amo!
¡Felices seis primeros meses!

(El título del post y el videito van, porque, así sea cumbiambeando, nos la cantamos hace seis mesesitos...)





14.8.08

364 días después

Aún recuerdo la tierra temblando debajo mío como nunca antes la había sentido. Las caras, el terror que se vivía en la calle, la falta de comunicación telefónica y el olor a desesperación que se respiraba en el ambiente. Lo único que yo quería en ese momento era llegar a mi casa y ver a mi hermana y a mi sobrina; ambas un par de desesperadas por cualquier movimiento telúrico, por más pequeño que fuera...

Cuando llegué a mi casa, obviamente vi a mi hermana asustada, aterrada... Yo más me preocupé por Belén, mi sobrina que en ese entonces tenía 7 añitos. Traté de explicarle a grandes rasgos por qué había pasado el terremoto; las dos experimentábamos esto por primera vez, pero de hecho el susto era completamente diferente en tía y sobrina.

Prendí la tele para ver dónde había sido el epicentro y me aterré aún más cuando escuché que decían que este había sido en Chincha, porque el hermano del chico con el que estaba (y no, a la vez) por esos días trabajaba en Pisco. Se barajaban varias versiones en los noticieros, cada uno daba información distinta y creaban más confusión entre todos.

Cuando al fin se supo -con un 80% de seguridad- dónde había sido el epicentro [Pisco] y de cuántos grados había sido el terremoto [7.9 esclala de Richter], realmente me sorprendí, pero no fue mayor mi sorpresa hasta que finalmente los canales empezaron a transmitir imágenes de Pisco. Habíamos podido ver siempre imágenes así de terremotos y catástrofes en otras partes del mundo, pero en nuestro país no había ocurrido desde los setentas.

Los noticieros mostraron esa noche y los días siguientes las terribles imágenes de un Pisco destruido: gente buscando a sus familiares, personas trasladando muertos a la Plaza Central, rescatistas removiendo escombros y un Presidente que prometía un 200% de ayuda para las víctimas del sur.

Mañana se cumple exactamente un año desde que el devastador terremoto azotó Perú. Hace un año que los pisqueños esperan de manera desesperada que el Gobierno los ayude para poder empezar con la reconstrucción de sus viviendas, totalmente destruidas por no ser de material noble. Hace un año que existen decenas de familias completas que viven en carpas a la intemperie. Hace un año que hay gente haciedo cola en las oficinas del Banmat para cobrar sus bonos de 6 000 soles (Asu... Cuántoooo!!!) que les prometió el gobierno...

Sabemos que ha pasado un año, sabemos que estamos en un país en vías de desarrollo y sabemos, además, que no contamos con toda la cantidad de dinero que podría tener un país del primer mundo para utilizarlo en la recontrucción del mismo. Pero lo que no sé (y tampoco entiendo) es por qué todavía están esas familias viviendo en carpas sin acceso a agua potable ni desagüe, viviendo en condiciones infrahumanas y esperando, no sé si en vano, la ayuda del Gobierno...

De hecho la ayuda ha llegado, desde dentro y desde fuera del país, pero no se ha sentido, ni siquiera, a un 50%, porque, según dicen fuentes del Estado, la recontrucción podría durar hasta 10 años (10 años???!!! Qué locura!!!). Algo de esto comentó el Ministro de Vivienda, Enrique Cornejo: "Después de la emergencia no viene la reconstrucción. Creo que ha faltado comunicarlo así desde un principio. Como autocrítica, creo que nos faltó explicarle a la población que después de una emergencia sigue un proceso de transición que prepara la reconstrucción. Eso ocurre en cualquier parte del mundo (Fuente: Perú21)". Y cuánto va a durar el proceso de transición, Sr. Ministro???

Para recordar...
Post terremoto en cifras (Fuente: Perú21) :
  • 595 muertos y 319 afectados fue el saldo del terremoto del 15 de agosto de 2007.
  • 1 123 millones de soles ha invertido el Gobierno en el Sur.
  • 9 700 títulos de propiedad han sido entregados en toda la zona afectada.
  • 18 colegios están en proceso de reconstrucción.
Si quieres ver más fotos visita la exposición "Cuando pase el temblor" de Ana Cecilia Gonzales Vigil en la Galería El Ojo Ajeno [28 de julio 815. Miraflores]. La fotógrafa ha capturado imágenes de Pisco, Chincha y Cañete durante todo el año. Muy recomendada.

5.8.08

Adiós tacones...


Acabo de empezar una -digamos- nueva etapa: despertarme cuando aún no aclara el día, bañarme tiritando de frío, desayunar (yumi!), alistarme, maquillarme en el micro… Nunca le corrí al trabajo y menos ahora, porque, en realidad, es el primero que tengo después de terminar mi carrera y, oficialmente, como profesional.

Me gusta, sí, pero de hecho debo admitir que hoy me aburrí un poco (solo un tantito…). Ahorita son las 4:45 de la tarde y está por acabar el día, y sentada en mi escritorio (lo siento, me gusta decir eso) solo sueño con quitarme los tacones y caminar descalza. Simplemente descalza.

Qué rico primer día de trabajo… (y lo digo en serio, incrédulos)…

31.7.08

Novedades corporales

Dos nuevos tatuajes adornan mi esbelto (?) y delicado (?) cuerpecito (?). Ro tuvo, nuevamente, la delicadeza de trabajar sobre mi piel de la mejor manera posible.

Quiero tener a mi viejito siempre conmigo, porque es un hombre maravilloso y, si bien está conmigo siempre en cuerpo y alma, me pareció justo hacerle este homenaje para que pueda verlo. Su gusto al mar fue lo que me inspiró... Un caballito de mar adorna la parte interna de mi tobillo derecho desde el martes hasta el infinito y más allá.

Me dieron ganas de "marcarme" más inmediatamente después del caballito así que Ro me tatuó tres estrellas rojas en la pelvis (de eso no hay muchas fotos, no sean sapos!), porque 3x5=15. Próximamente lucirás esas tres estrellas tú también...

Y como soy golosa, me enseñó a tatuar y lo ayudé a retocar la estrella de fuego que tiene encima de la rodilla (grrrr!!! Ja!!!). Ya me gustó esta vaina... Y por eso hemos decidido dejarnos crecer el pelo para hacernos moños raros con los pelos cochinos e irnos a vivir a Cusco como hippies por toda la vida. Naaaa...



















Mis Fiestas Patrias

Fue un fin de semana largo de cuatro días y de mil locuras en la ciudad de Lima. Desde una pileta de Pisco en la Plaza Mayor, hasta una feria de comida denominada “La noche de la comida peruana”, feria que fue literalmente imposible de presenciar por la cantidad de gente que quería hacer lo mismo que uno: entrar y jamearse tooodoooooo. Pasando también por un desfile militar un tanto "atolondrado" y por un mensaje presidencial que nos quedó medio misio (como muchos en la actualidad), porque, según Alan, la inflación del país es dada por factores "externos"...

No solo queríamos los peruanos acudir a los diversos eventos que auguraban un buen fin de semana para los que, pobremente, nos quedábamos en la capital, sino que pretendíamos tranquilidad en estos días festivos, cosa que no encontramos, ya que parecía que no solo nosotros nos quedábamos en casa, sino que también los mil millones de capitalinos más y, cómo no, los huecos y demás averías callejeras.

Como buena peruana tengo mi pizca de pesimismo patriótico, porque si no eres pesimista definitivamente no eres peruano. ¿O me equivoco? Pero, por otro lado, también soy súper positiva (cuando la situación lo amerita, claro está) y estas Fiestas Patrias no me trajeron solo malestar y estrés. Tuve varias cosillas buenas y nuevas que, al menos para mí, valen la pena ser recordadas...

Un nuevo placer desconocido hasta ahora: la comida colombiana. / Una nueva linda e increíble propuesta (te amo). / Una nueva borrachera con mi trago favorito en honor a mi Perú. / Una nueva ganancia: 40 lucas en el Bingo La Marina. / Un nuevo dolor de espalda gracias al disfrute máximo de la vida y de Ro. / Una nueva propuesta de negocio muy tentativa. / Una firma para unirnos al nuevo negocio. / Una llamada de mi hermano que nunca me llama. Se equivocó de número, pero al menos hablé con él. / Un nuevo aprendizaje: el arte del tatuar. / Un nuevo tatuaje que conmemora el amor de mi viejo por el mar y otro más que es el inicio de un nuevo “compartir”. / Un nuevo descubrimiento: el delicioso arte culinario de Ro. / Una nueva llamada telefónica de chamba. / Una nueva y primerísima chamba. / Una nueva sorpresa: chambear en política (¿yo?). / Un nuevo reto: empezar desde el primer lunes de agosto a ser por completo una nueva persona...


Felices Fiestas Patrias (aunque estemos 31 de julio).

15.7.08

Los amigos que perdí (y una que quiero recuperar)...

En algunos momentos de mi vida me sentí rodeada de muchas personas: en el nido, en el colegio, en la universidad... Pero eso no significa, necesariamente, que todas estas personas sigan a mi lado. Como dicen, algunos van y otros vienen en distintos momentos y lugares. Sin embargo, me parece que son más los que van que los que vienen a lo largo del camino.

Me considero una persona amiguera y súper sociable, pero si chocas conmigo... ¡Ay! ¡La que te espera! Basta tan solo con una mentirita o una ligera traición para que de un definitivo porrazo ¡ZAS! te arranque de mi vida y, si tienes suerte, después de un tiempo te vuelva a hablar, pero, claro, no con las mismas ganas de antes.

A lo largo de mi vida he conocido a muy buenas personas que por azares del destino se han visto envueltas en algunas circunstancias de “mala onda” conmigo y, no por azar, las he enviado a mi lista negra de “ex amigos”. La mayoría de gente que me conoce dice que soy muy radical en muchos aspectos de mi misma. Pero es que es así, señores: o blanco o negro. Punto.

¡Uy! ¡Qué mala eres, oe! Podrán decir... Se equivocan, pues. Detrás de estas líneas está la niña más dulce del mundo (jajaja)... Ya, dejémonos de cojudeces... El punto es que no siempre me siento bien después haber “eliminado” a estas personas de mi lista blanca de amigos. Por ejemplo, el último día de clases tuve ganas de darle un abrazo a C, una chica con la que compartí muchas cosas y que por equis motivo terminé peleada con ella. En fin, me quedé con las ganas de ese último abrazo. Qué vaina, a veces también peco de orgullosa.

Orgullo y radicalismo (¿existe esa palabra?). La cuestión es que cuando estas dos palabritas se juntan hacen que me convierta en un ogro (verde y peludo). Hoy estoy alejada de Y, mi mejor amiga, por cosas que, creo, debería dejar pasar. Supongo que es materia de tiempo para que todo se arregle y podamos lorear, caminar, sonsear, cantar y jugar como lo solíamos hacer.

Te extraño. Incluso, hasta tu copete rococó y tu oso rosado de polar invernal.

Sí, sí... es recontra raro que yo ponga estas canciones acá, pero eran algo así como nuestro “Himno a la Bandera”.





11.7.08

Y finalmente, se acabó...

Cuánto tiempo esperé para que llegue este día... Recuerdo que en mi primer día de clases, en agosto del 2002, me pareció eterno pensar que en algún momento terminaría mi carrera y egresaría de la Universidad. Los ciclos me parecían interminables y las separatas para leer, las más largas del mundo.

Cuando pasé a facultad, la cosa cambió un poco: gente nueva, cursos interesantes, un espacio diferente... Me llegué a sentir más grande, más madura, por el simple hecho de ya no estar en Generales. Ahí me sentía en lo mío, ya no me tenía que preocupar por cursos que no me importaban un carajo, sino por aprender y tener nuevas experiencias en el campo por el cual estaba realmente interesada.

Estas dos últimas semanas han sido para mí como un recuento de los seis años que pasé en la Pucp. Pensé en lo bueno, lo malo y lo feo, por así decirlo, pero no encontraba cosas feas en mi haber universitario (salvo alguna que otra persona INNOMBRABLE que no vale la pena mencionar). Todo lo vivido en estos seis años ahora me parece increíble, tanto que no quiero irme de acá. Me dirán loca, trastornada, enferma mental, pero no quiero irme... no quiero... (estoy pensando seriamente en encadenarme a algún poste del campus).

El miércoles que pasó fue el último día de mi clase de Proyecto. Todos arregladitos y bien formalitos nos fuimos a almorzar a un hueco de mala muerte (para no perder la costumbre) frente a la Universidad, previa sesión de fotos en el Z. O sea, justo las últimas semanas en las que vamos a estar juntos en un mismo entorno las usamos para tomarnos fotos, salir a almorzar, irnos a chupar a avenidas cercanas de la Universidad y toda esa parafernalia que uno hace muuuucho antes de lo que a nosotros se nos ocurrió. Que sarta de babosoooooos!!!! Pero no puedo negar que me he divertido...

Nunca pensé que iba a extrañar tanto estas aulas, las cafetas (aunque nos atiendan maaal muuuy maaaaaaaaaal), los jardines, los guachis (ayer uno me recitó un poema!! Lindoooo!!), los chicos de los laboratorios del Z, las amistades que cultivé... Lo voy a extrañar todo... Todo menos a las tipas esas hijas de su madrecita de Mesa de Partes de Comunica (menos a Vianca, a ella sí la voy a extrañar. Hoy me llamó por mi nombre. Ni enterada que se lo sabía...).

Asu... ya mucha wada... mucha nostalgia...

A continuación, algunas jotitos (gracias a la Morena) como para que se me baje la tristeza, ¿no? O tal vez al verlas me ponga más triste aún... Maldición... qué voluble...





10.7.08

Chespirito en Lima: no contábamos con su astucia...

"Un Pisco Sour, por favor" fue lo primero que dijo al entrar a escena...

El día martes que pasó fue un día duro para mí: entrevista de chamba, recoger encargos, hacer un focus group, dejar encargos (en el culo del mundo)... y todo, todito, en tacos y ropa formal. Mis pies estaban tan desesperados por salir de esas botas que casi lograba escuchar sus gritos de lamento.

Llegué a mi hogar dulce hogar como a las 7:30 de la noche y lo primero que hice (por obvias razones) fue quitarme los zapatos y el pantalón. Fui al baño y mientras me lavaba las manos sonó mi celular. Realmente no hice caso, estaba tan cansada... que no jodan, que vuelvan a llamar si quieren... y efectivamente volvió a sonar: era Rogelio en una -supuestamente- llamada de rutina. "Dónde estás?", "En mi casa, acabo de llegar", "Quieres ver a tu ídolo, Chespirito? Alístate"...


Cuando me enteré que Chespirito venía a Lima puse el grito en el cielo, o más bien, en el counter de Teleticket. Desde ese momento -aproximadamente hace un par de meses- estuve casi todos los días diciéndole a Ro que quería ir, que tenía que verlo, que era mi sueño desde que era una ratona... En fin, el pobre andaba taaaan torturado... Pero al menos me dijo que había una ínfima posibilidad de que regalen entradas en su empresa. Posibilidad ínfima, pero posibilidad al fin y al cabo, ¿no?

Mis expectativas de ir al evento se esfumaron cuando me dijo hace un par de semanas que la entrada estaba carísima como para que lleguen entradas gratis a la empresa. Aquellas ínfimas posibilidades se estaban conviertiendo en nulas como también en nulas se convertían mis posibilidades de ver a Chespirito en persona.

¿¿¿Cómo rayos consiguió las entradas??? Hasta ahora no me quiere decir, pero solo sé que tuve la increíble oportunidad de ir a la Gran Noche de Estreno de la obra "11 y 12" el día martes y que desde la sexta fila pude verle hasta la última arruguita; hasta ahora no puedo creer que lo estuve viendo y adorando a este gran ídolo que me sigue arrancando risas y sonrisas.


Cómo olvidar al Chómpiras, al Chapulín Colorado, al Dr. Chapatín, a Chaparrón Bonaparte o al infaltable Chavo del 8. Cómo olvidar que cuando era chiquita (con cinco años más o menos) salía solita de mi casa con destino a la bodega más cercana para comprar una Coca Cola de vidrio personal (qué ironía... quién diría que es gracias a esta gaseosa que tuve mi entrada en la mano...) y un paquete de galletas de soda Field especialmente para ver el "Chavo del 8" echada sobre mi cama. Y cómo olvidar que hace tres días logré verlo en persona, finalmente!!!!

Por obvias razones no les voy a contar de lo que trata la obra, pero solo les digo que hay que tener los HUEVOS bien puestos para ir a verla.

Muy recomendable!!! Realmente fascinante!!!

Eres un ángel, Ro. Gracias por esta grata, gratísima sorpresa!!!

Aquí el primerito, primerito del Chavo... cómo cambiaron después las cosas...





Fotos: Peru.com

2.7.08

Se cumplió un mes


Estaba a punto de prender un cigarrito mentolado un domingo por la noche (hace exactamente un mes). Rogelio estaba en el baño y yo quería aprovechar el hecho. Antes de actuar cambié de canal y, como nunca, sintonicé Panorama. Mi asombro fue tal al ver el reportaje que estaba al aire que solo atiné a no pensar más en prender ese último puchito de la noche...

Pues bien, el reportaje en cuestión trataba nada más y nada menos que, ¡oh, sorpresa!, de los males causados por fumar. Él salió del baño y concluimos que lo que íbamos a empezar en agosto lo acataríamos en ese mismo instante: dejar el vicio y tener una vida sana comiendo sano (creo que lo de la vida sana sí lo dejaremos para más adelante...).

Ayer se cumplió exactamente un mes enterito desde que dejé de fumar, aunque debo admitir que me fumé uno en el cumple de Belu... ¡Caray! No pude con mi genio esa vez... Sin embargo ese desliz solo cuenta para mí como el último de miles; ese que hasta la última pitada dio asco. Es un paso hacia adelante, me parece. Dejar los vicios siempre ha sido y será un triunfo para cada ser humano. Ahora siento que estoy triunfando en esto también.

Gracias, Ro, creo que sin ti no lo hubiera podido lograr.

Mi última fotito con puchito del maaaaaal!!!! (31.05.08)


27.6.08

Veinticuatro, el catorce del seis


Retrasé la publicación de este post por motivos que aún desconosco, pero no quería dejar pasar el mes de junio para hacerlo. Y es que junio es el mes de mi cumpleaños: este año fue festejado el #24.
Empecé "Mi Semana" (así la titulé: desde el lunes 9 hasta el sábado 14) de una manera super buena. Rogelio, dentro de sus posibilidades, se encargó de hacerme muy feliz y yo le recordaba cada día los pocos días que faltaban para mi cumpleaños. Toda esa semana me la pasé de compras, porque nunca tengo lo necesario para ir a cualquier sitio y mi santo sería muy especial por varios motivos: era mi último cumpleaños como universitaria, primera vez que lo festejaba viviendo sola y, por si fuera poco, tenía a mi lado a un ser divino. Tenía, y debía, ser una semana de puta madre.
Llegado el día viernes 13 cité a todos mis amigos a Rústica de Barranco para tonear y chelear rico. Me sorprendió que una buena amiga me dijera que "había tomado la decisión de no ir a mi cumpleaños"; debo admitir que me destrozó el alma, pero por algo sería, no podía derrumbarme por una nimiedad, o sí? En fin, llegué a casa dispuesta a arreglarme sin perder un solo minuto: las uñas, el pelo, el maquillaje, la ropa, todo tenía que gustarme, porque sino, la cagada...
¡Maldición! Con la cabeza mojada y en buzo tuve que bajar a la peluquería que está en el primer piso de mi edificio. Motivo: pedir prestada una secadora porque la mía había explotado... ¡EXPLOTADO! Por suerte me hice amiga de la peluquera y no me cobró por usarla (jejeje). Subí a mi depa para terminar de lacearme el pelo y maquillarme.
Rogelio llegó y me hizo cerrar los ojitos. Una linda bolsita de papel envolvía mi regalo: un lindo estuche negro de Hello Kitty que le había dicho que me gustaba un par de semanas antes. "Pero eso no es todo", me dijo y sacó de su mochila un pedazo de papel. "¡Una cartita!" pensé (más ilusa... jajaja). "No vamos a ver el Perú-Colombia el domingo!" dijo con una chispa de felicidad... Para mí no era felicidad, no me gusta el fútbol, pero en fin... Era mi oportunidad para conocer un estadio de fútbol.
Salimos para encontrarnos con la gente en el local de Barranco. Poco a poco comenzaron a llegar y me impresionaba de ver que ya no cabíamos en la mesa. No podía creerlo... Llegaban incluso personas que no pensaba que vendrían. Empilándonos, empezamos todos a tonear y la pasé realmente increíble. Lo que me asustaba al principio (que no les guste el local) se esfumaba con el pasar de los minutos. Hasta ahora me sorprende pensar que bailabamos la chicas en círculo saltando y gritando el "Ilarilarié", recordando la chiquititud.
Carajo, llegué a casa a las 5 y pico de la mañana -luego de haber recibido un abrazo de cada uno de mis invitados a las 12 de la noche en punto, moción iniciada por Rogelio, dicho sea de paso-. Dormí dos horas, porque ese sábado (14) tocaba repartirme entre un desayuno en casa de mi papá y un almuerzo en La Granja del Abuelo con mi mamá, mi abuelo y Rogelio.
"(8)Paraparapapá... Happy Birthday to yoooouuuuu!!!!(8)". Soplé mis velitas y regresé a casa dispuesta a pensar en qué me iba a poner para ir al estadio. Una ocasión así no podía desperdiciarse yendo con buzo... jajaja. En el trayecto yo estaba súper emocionada, no podía creer lo caras que eran las entradas para occidente (por suerte habían sido regaladas) y lo grande que era el estadio Monumental. Fue impresionante. Me sentía como una chiquita y no dejé de agradecerle a Ro lo fabuloso del regalito (que al principio no fue muy bien recibidoi por mí...).
Una vez que acabo el partido (1-1) regresamos a casa no sin antes pasar por Las Cuatro Estaciones para tomar un juguito bien acompañado de un sanguchito (no se vale, el tuyo estaba más rico!!!). El día, y MI semana-cumpleaños, habían acabado, pero acabado feliz.
Gracias a las personas que estuvieron conmigo ese día tan importante e increíble para mí. Gracias pro las llamadas telefónicas de dentro y fuera del país. Gracias por hacer de este semana-día inolvidable.
Un videito del estadio, salgo como que un segundo, pero ni modo...